Cirugía endoscopica cerebral - Neurocirugiaintegral

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Cirugía endoscopica cerebral

Procedimientos

La endoscopía cerebral o neuro endoscopía es una técnica mínimamente invasiva que provee un acceso rápido a la cavidad craneal a través de pequeños orificios craneanos, evitando de ésta manera la necesidad de abordajes craneanos amplios y retracciones del tejido cerebral. En neurocirugía, al igual que otras especialidades, el uso del endoscopio ha ido ganando terreno poco a poco pero de forma constante. En la actualidad una gran cantidad de cirugías se pueden llevar a cabo mediante endoscopía o con la ayuda del endoscopio. La ventaja del endoscopio es que permite acercar el ojo al campo quirúrgico, que permite ver en espacios muy reducidos y que con lentes de distintas angulaciones, nos permite ver de frente, de lado o incluso hacia atrás. Es un instrumento muy versátil, que sabiamente utilizado proporciona indudables ventajas en el campo quirúrgico.



neuroendoscopia  ocupa un lugar muy importante en el arsenal neuroquirúrgico actual a la hora de reducir el traumatismo a los tejidos, particularmente el nervioso, así como en el diagnóstico y tratamiento de la patología neuroquirúrgica. Este tipo de cirugía conlleva un post-operatorio más confortable, menos doloroso y con un menor riesgo de complicaciones, permitiendo una rápida recuperación del paciente y reduciendo los días de estancia hospitalaria, ya que la técnica quirúrgica es menos agresiva que la cirugía abierta convencional.  

INDICACIONES DE LA ENDOSCOPIA CEREBRAL:

• Fenestración del piso del III ventrículo para el tratamiento de la hidrocefalia (sin implantar catéteteres).
• Fenestraciones ventriculares tanto del septum pellucidum como de tabiques intraventriculares.
•Estenosis del acueducto de Silvio.
•Tratamiento de quistes aracnoideos
•Tumores intraventriculares quísticos
•Colocación de catéteres intra ventriculares en la hidrocefalia.
•Cisticercosis cerebral (Neurocisticercosis)
•Quistes supraselares.
•Tumores hemisféricos quísticos.
•Hemorragias intraventriculares.
•Hematoma subdural crónico (para explorar la cavidad después de drenar el hematoma).
•Tumores pineales.
• Patologías del ángulo pontocerebeloso, particularmente la neuralgia del trigémino.
• Asistencia en intervenciones con microscopio para ver en ángulos donde no se puede ver con el microscopio (el microscopio solo puede ver de frente y en un ángulo muy determinado, mientras que el endoscopio permite ver de lado o incluso hacia atrás).

Es particularmente útil en lesiones como la hidrocefalia compleja multiseptada y los tumores y quistes intraventriculares, donde representa la primera opción quirúrgica. La cirugía con técnicas endoscópicas se aplica ya de forma regular para el tratamiento de lesiones de base del cráneo, hidrocefalia compleja y malformaciones craneales (craneosinostosis). El acceso en este caso es a través de pequeñas incisiones, lo que conlleva un menor riesgo quirúrgico, una importante reducción de días de hospitalización y una menor pérdida de sangre, en comparación con la cirugía abierta. Actualmente la neuroendoscopia constituye una herramienta de uso diario y puede utilizarse como método primario de abordaje de lesiones, o bien como complemento de cirugías abiertas o guiadas con estereotaxia.

 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal